Skip to content

el universo intocado de Christopher Leiningen

16/02/2009

Christopher Leiningen nos involucra en una opción de vida francamente interesante, la del hombre que sólo acepta habitar un universo tan virgen como él. Prefiere pasar tres lustros arrebatándole terrenos al río y cincelar laboriosamente el espíritu de los cazadores de cabezas, antes que trabajar tierras ya amansadas por otros o atraer obreros venidos de su mismo país de origen. Leiningen no es sólo un hombre hecho a si mismo, construye también su propio mundo, un universo en el que todo es nuevo o no es. De ahí su disgusto al descubrir que su mujer, con la que se ha desposado por poderes, no puede ser digna de su orbe, pues, sindo viuda, ha conocido hombre. El amor entre ambos sólo habrá de consumarse a costa del sacrificio de tal universo hasta ahora intacto, devolviéndole la tierra al río y entregando a los elementos toda materia prima que haya sido labrada y modelada por las manos del hombre. Vence la selva, la turba, la pasión devoradora. ¿Quién podrá negar una lógica aplastante a esta ardiente centella? Échense a temblar cuando ruge la marabunta.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: