Skip to content

los hombres son hombres

14/09/2008

Anoche bebí harto vino tinto y luego algún Martini con hielo, allí, en la casa del bosque. Te echaba de menos y me hice esa foto en el espejo del baño. Dice Javier que una noche vio pasar una chica reflejada en otro de los espejos, el de un cuarto, cuando él estaba solo y no había nadie más en ninguna de las plantas de la casa. Yo te veía a ti, pero sólo aquí dentro, en mi cabeza. Iba sustituyendo porciones de espacio por ti. Y no sé si habré hablado contigo mientras soñaba. Se dormía raro en esa habitación en la que otros dos hombres pasaban lo que quedaba de noche en sus camas. Y uno roncaba.
Estoy espeso todavía, espeso y flojo. Escribo corto y mal, miro a Fulci dormido en posición fetal sobre el sofá. Sigue tomándose su anti-inflamatorio mezclado con la comida y ya no cojea. Cojean mis pensamientos, renquean y rezongan un tanto. Mañana empiezo las clases y voy a cambiar de estrategia, no quiero repetirme, no quiero consumir lo consumado, ni a la inversa.
Haré algo de cenar y miraré una película. Me estoy quedando corto…

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: