Skip to content

septiembre negro

31/08/2008


Cuando uno suelta alguna vez por ahí que es pobre, lo miran raro, como si fuera un jeta que le estuviera tomando el pelo al personal. Pero lo cierto es que se es pobre. Sin juergas, sin festines, ni vacaciones ultramarinas, incluso sin ocio de sala de butacas… Este sistema de mal vivir se pule la panoja por adelantado, antes de cobrarla.
A uno le pagan a sesenta o a noventa días vista, pero todos los cobros llegan puntualmente a principios de cada mes. Eso cuando no sale un mal pagador que pretende postergar los ingresos por el morro.
Se es pobre porque ya no se dispone del dinero antes de cobrarlo y porque no se cuenta con ningún colchón de ahorros, ni de seguro, cotizaciones o participaciones en bolsa. Porque si hay un minúsculo excedente, se aprovecha para ir al dentista o al veterinario, o para hacer un regalo. Porque las navidades y las onomásticas están hechas para eso. Y no me miren raro.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: