Skip to content

>servicio de habitaciones

26/08/2008

>
Dice el Gato que el jazz es música para estudiantes, óyelo bien. Prefiere escuchar a un gitano rubio, despegar el cuerpo de la alfombra, mientras me ducho contigo y las toallas se acumulan en ese rincón. El agua que resbaló sobre nuestros cuerpos es tan imprecisa como el ocio de los insectos en la terraza, allí donde se han marchitado las plantas y el aire revuelve levemente los tejidos puestos a secar. Veo la mesa y las dos sillas, rectángulo y dos curvas. Sobre la tabla, dormita el gato, tal vez sueña con su primera niñez de lirio y ginesta, cuando le llamaban El Príncipe y se alimentaba rodeado de su madre y sus dos hermanitos. Me adentro con tesón en tus cálidas aberturas, saboreo los jugos de tu aliento transmutado, colmeneo y me empapo en tus sudores. Nuestros pies, disparejos, olvidan el firme de las calles y se enredan sobre una nube de ropas, ajenos también a la termita del tiempo que devora, impasible, el árbol de la vida. Si todos los bosques de este mundo ardieran a un tiempo, mi deseo los apagaría de golpe con una sola oleada de simiente blanca y el gato lo contemplaría todo con su mansa mano depositada sobre el hondo misterio del sueño. No más música para estudiantes.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: