Skip to content

>Oh, Mami!

04/08/2008

>

Paro el ventilador. Fulci se ha recogido debajo de la mesita, con las patas dobladas y la mirada perdida en el horizonte de la puerta. Yo pongo un vídeo y luego otro. Sé que no tardaré en acostarme. No puedo escribir, parece que tuviera abierto un costurón en el cráneo por el que se escurrieran todas las palabras.
He recorrido tres estaciones de metro de buena mañana, para ir y para volver. He escuchado una entrevista
No he comido, porque me habían invitado a desayunar zumo, cereales solubles en leche de soja y biquinis. Luego he cenado más temprano de lo habitual, tampoco creas que mucho.
Mañana lavaré a mano y a máquina.
Ahora Fulci persigue una polilla y yo bostezo. Sobre la alfombrilla verde esperan dos botellas de agua medio vacías.
Todo son risas y gritos ahí fuera.
Sé que duermes en tu casa vacía, que has bañado a la perra, que seguramente ni habrás cenado, te habrás fumado más de un cigarrillo, habrás sacado la libreta y te habrá sobrevenido el sueño acumulado.
El niño grita “Maaami”. Fulci mira el enchufe o el rincón, según el momento en que se le eche el vistazo.
“Maaaami – Maaaami” grita el niño. Estoy por ponerle la canción de Los Chichos. Y la pongo a todo trapo. Descansado me quedo. O puede que no.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: