Skip to content

>la pipa de pensar

04/08/2008

>
Le digo a menudo que voy a dedicar algunas tardes a recorrer los escaparates de los más bellos estancos para calibrar opciones y precios. Mi intención es hacerme con la pipa más apta para la introspección, la reflexión y el neologismo, la mejor pipa para pensar. La pipa del buen rumiar y la lenta maduración, y de estar al otro lado, donde todos quisieran estar y nadie se queda, la pipa del vuelo libre hacia el Todo y hacia ninguna parte.
Así, cada noche, a la hora señalada, tendré a bien sentarme en mi sillón, encenderla y perderme en mi mismo, trascendiendo el mundo a través de una nube de humo ascendente, un velo de niebla hacia la verdad. Y ella, fuera del cuarto, les dirá a todos: “No. No le molestéis, es su hora de pensar”, mientras yo, muy probablemente, cavile sobre ella, sobre la morfología de su cuerpo, sobre su sintaxis amatoria y la semántica de sus fonemas emergentes.
Será precisa una hora de pensar, para después abandonar el raciocinio y entregarse únicamente a los sentidos y al claro hechizo de su ser nupcial, claro, esplendoroso.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: