Skip to content

>ahora

26/06/2008

>
Mi niña que sonríe con un pañuelo en el cuello, va y me lleva pendientes, cosa tan rara en ella, bonita como es, de ojillos brillantes y un sol desbordante por sonrisa. Mi niña está sentada y yo la miro despacio, a ratos largos, con firmeza velazquiana en el tallo de la esperanza y de la dicha, ajardinando la noche de su sueño con soltura brava de lirios y jazmines, blancas espesuras en su homenaje, adormidera de besos y ternuras que la mecen en cuidado de su más dulce descanso. Mi niña bañadita en mis candores, más viva entre mis dientes, vuelta milagro de entereza. Y yo deseando entrelazarme entre sus articulaciones, recorrerla con labios y mejillas, mirarla despertar, alba clara de mi cuarto, destello de todos los soles que habrán de venir. Mi niña tan dormida y tan contenta.
.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: