Skip to content

>Gozos de la Virgen de los Peligros

12/06/2008

>
Dulce Señora del río,
peregrina en octubre,
tu manto todo lo cubre
y fecunda el Ser baldío.

Has venido a visitarme
flotando entre las encinas,
recomponiendo mis ruinas,
has querido consolarme.

Tú eres la Vírgen Nueva,
fortaleza de mi Alma,
portadora de una calma
que supera toda prueba.

A tu mano me encomiendo,
en tus ojos busco amparo,
que en lo oscuro ves lo claro
y en la Nada sigues siendo.

Tú devuelves el color
a la palidez postrera,
tu aliento es la primavera
que a la nieve da candor.

El lirio de la Gran Muerte,
y el clarín con sus jazmines,
los más abyectos fines
arden en flor sólo al verte.

Mi Amor se brinda desnudo,
carente de todo ornamento
y se entrega a tu sustento
frente a la Maldad del mundo.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: