Skip to content

>felinato

09/03/2008

>
Resulta hermoso ver dormir a un gato, escuchar el bajo continuo amortiguado de su respiración profunda, verle alargarse y combar el cuerpo para colarse por la ranura de la puerta entornada, cruzarse con su mirada cuando se ha acomodado, erguido, encima de la silla o tras la ventana, sobre el blanco liso de la lavadora.
Fulci se come las hojas del geranio y aparta cada día un puñadito de tierra, pero respeta la menta. Será que no le gusta su sabor tan fresco y tan puro. Ahora descansa sobre la mantita roja que trajo su primera dueña, con la cola cubriéndole la nariz y la pataza derecha estirada hasta el borde mismo del sofá. Es bueno, cálido y hermoso.
Si existe un dios, debe ser un gato que, de vez en cuando, maúlla y nos vuelve un poco más locos de lo que ya veníamos estando hasta entonces.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: