Skip to content

>humeante

03/02/2008

>
Me despiertan las carreras de los bomberos subiendo las escaleras a toda prisa mientras despliegan la manguera. Algo se quema dos o tres plantas más arriba. Creo que es una cocina, que el fuego nació en la nevera. Voy abriendo las ventanas una a una y descubro en qué patio se ha ido acumulando el humo. Todavía no son las nueve.
Anoche, a eso de la una, E se tomaba el batido de cacao recién llegada de su incursión nocturna y se fumaba un par de cigarrillos mientras yo terminaba de recoger la colada empapada por la lluvia y eso, uno o dos pisos más arriba, dos chicos y una chica discutían sus bromas a grito pelado. E desgreñadita, con el corazón caliente, el cacao humeante, el tabaco reducido a cenizas. Y mi oído, sobre la almohada, absorbiendo el latido de las horas que habrán de atravesar diecinueve días con sus respectivas noches.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: