Skip to content

>corazón de pollo

29/01/2008

>
Y en un temblor espontáneo, víctima de esta distancia, me pierdo en un paisaje a destiempo, imaginado. Hoy sé de un avión que sobrevoló París antes de la una y de otro que atraviesa aún el Atlántico. Maggie va en él, junto a un perchero que no le cupo en la maleta. Sé también de la mañana en el café de la esquina y de la espuma para rizos que había sobre el armariete del baño.
Dos veces fui a la panadería y, ya por la tarde, preferí regresar andando a casa. Pisar el suelo, el intervalo…
Retoqué el dossier del nuevo programa infantil, cené un triste bocadillo porque aún queda una montaña de platos por lavar y no me animaré a desenturbiarlos hasta mañana. También quedan los exámenes y los trabajos, que terminaré de corregir el fin de semana.
Es como estar y no estar, o estar dos veces. Proyectarse, transportarse, saltarse la norma del tiempo y del espacio, latir en fuga hacia un interior demasiado lejano en la espesura del deseo. Mi rostro sobre la almohada, el cascarón de un sueño.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: