Skip to content

>años

30/12/2007

>
La verdad es que esto no están siendo unas vacaciones ni nada que se parezca. Cuando no estoy con un proyecto, debo meterme en el otro y luego están todas las faenas de mantenimiento para cubrir el mes. Si el número de horas invertidas tuviera que traducirse en dinero, debería estar ahogándome en la puta abundancia. Pero, para hacer dinero, ya están esos hijos de puta de los bancos.

Mi único descanso son los westerns que veo con agrado, tratando de evitar que el pequeño cabroncete se me suba a las barbas.

La semana pasada, un amigo me invitó a almorzar en el comedor del trapero y, entre tintorro, garbanzos, pan y tortilla de patatas, me preguntó como tenía la agenda del año que entra, para ver si podíamos meternos juntos en un nuevo guión. Y, entonces, me puse a pensar cuánto tiempo llevo sin tomarme unas vacaciones. Años.

Esta tarde hablaba con una amiga, que anda alicaída por todo este asunto del mucho regalar y la sobredosis de reuniones familiares. Yo me sentía igual o peor el año pasado en estas fechas. Algunas cosas han cambiado desde entonces y, aunque supongo que salgo ganando, no puedo decir que todo vaya mejor o peor que antes. Nuevo piso, sí, y alguna que otra señorita que asoma la nariz y dice hola. Pero uno piensa siempre que el calendario pasa las hojas, de mes en mes, de año en año, y luego resulta que todo va a papel corrido.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: