Skip to content

>dos pedernales

13/12/2007

>
Siempre vuelvo a lo mismo, lo sé. Pero, ¿qué le voy a hacer? Me quedé viendo Los Hermanos Del Hierro, antesala inaudita del spaguetti-western, por la vía del chili. Don Ismael los traía bien puestos y a Julio Alemán sería hermoso poder repescarlo en un proyecto que traemos entre manos, lo mismo que Ripstein repescó al grandísimo Fernando Soler en su adaptación de aquella perla oscura de Donoso.
El talento de Rodríguez es natural, sin miramientos, buscándole la vuelta a los asuntos. Este año hubiera cumplido los noventa, pero murió hace tres. Cuando estuve en México, lo llamé por teléfono, pero, para entonces, ya estaba enfermo y su hijo me comentó que estaba recuperándose en Acapulco. Comenzó su carrera a los 26 años, convertido en el cineasta más joven de la historia de su país, y estuvo escribiendo y dirigiendo películas hasta los ochenta y dos.
En Los Hermanos Del Hierro hay una figura que se come la pantalla en cada uno de los escasos planos en que aparece, el extraordinario Ignacio López Tarso. Con él no podrían ni seis balas de plata pagadas con onzas de oro.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: