Skip to content

>bellos como riñones

22/10/2007

>
Tarde o temprano, le digo al vaquero, todas las putas bailan solas. Hubo tardes en que recogía los nísperos de tres en tres o de cuatro en cuatro, me los metía en los bolsillos y luego los descargaba sobre la mesa, los lavaba, los desollaba con las uñas, los mordía de mitad a mitad y, al rato, enterraba algún que otro corazón brillante y oscuro en una de las jardineras, hundiéndolo, empujándolo con el dedo índice. Ella debe creerse la madre tierra, porque también ha pedido que le hunda relucientes corazones de fruta, bellos como riñones, en el recto. Hasta cinco poderosas detonaciones ha llegado a expulsar después en la bañera y cabecea y escupe, parece una bruja roja. Pero ella no está, es todo falso. Ella llama, habla, calla, rompe hielos, llena vasos fríos. Sobre todo, calla. Todas, putas o no, bailan solas y pierden el paso.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: