Skip to content

>el bacilo nocturno del mal amor

13/10/2007

>
Anoche, frente a la máquina del millón, repeliendo –más que dirigiendo- las bolas, recordé a la hija del jamonero muerto. Era más bien menuda, rubia y pálida, y creo que muy de su casa, doméstica, de andares limpios, de esas adolescentes que caminan encogidas con los hombros cubiertos por una chaqueta de talle fino.
En aquella época, mi imaginación se daba más a las rubias y no comprendo porqué, pues, por lo común, siempre sentí predilección por crines más oscuras.
Después de la partida, cuando Flo se sentó en la barra e insinuó una rumba, me perdí en vuelos más cercanos en el tiempo, en sofás de cuero marrón y tapas envueltas en papel de aluminio. Pensé en todo lo que se mueve por debajo de las mesas. Siempre se escapan aromas de la despensa del falso olvido, la rumba, el flamenquito los desata… …no te das cuenta de lo que vale, el mundo es una tontería, si vas dejando que se escape lo que… Flo tenía un gato con el nombre de este bar, un gato que se convirtió en gata y terminó llamándose como un país africano.
Las ramblas estaban llenas y mi víscera vacía. Esquivé a los vendedores de latas y a las putas. Cerca de mi brazo aletearon unos pechos pasajeros que, más que gacelas, eran ciervos heridos atravesando el bosque por instinto. Quisiera haber estado en la vieja casona del tilo y de los perros, helarme en el bugatti, reventar a pedos, entrar en intestina combustión mientras me pajeaba la rolliza maestra sin sus niños. El apetito de la muerte lo deja todo perdido.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: