Skip to content

>200

13/10/2007

>
Se diría que los que entran por abajo y le temen a las alturas no presagian para si un futuro largo ni halagüeño. Sin embargo, el maestro (uno de ellos, con cátedra ganada merced a la perseverancia de su talento) viene a señalar que no siempre es así, que ni el cansancio tras la subida, ni el vértigo que lastra la falta de costumbre evitan un vuelo largo y, cuanto menos, elegante en apariencia.
El grano en el sonido puede que no lo pueda todo, pero sí consigue mucho en el campo de la sismología anímica. El grano y el tono, esa frecuencia difusa que fluctúa en las grabaciones de ciertos cantantes italianos como Carlo Buti, Carosone o, en el caso que nos desocupa, el primordial Enrico Caruso. Temblores aéreos infligiendo su dominio al doble fondo del cuerpo tras haberse internado a través de las cánulas de los oídos, un voluptuoso martirio voluntario, festín de lo arcaico que dota de cromatismos más vivos a la carne femenina. Veo a la rubia pasar (pasar de todo) y me despacho a mi mismo una copa casi roja, sostén rojo de mi roja infraestructura lunar. Bípedo cuadrúpedo púdico.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: