Skip to content

>prontuario

03/10/2007

>
Me tengo cinco horas en pie, después vuelvo al ensanche. Me quedo pensando en Galiffi y en Morrone, en las copias, las repeticiones, en todas esas voces incapaces de articularse en prospectivas creativas. Alfredo Alcón un trueno y José Slavin no queda lejos de sus demoliciones. Me enganchan los anarquistas de Osvaldo Bayer, empastados, a su pesar, en el cambalache de ese siglo traidor y traicionado, supurante y maldito, tal vez más maldito que cualquier otro siglo. La maraña de los días no debería enturbiarme tanto, hasta los lobos se espantan si uno se planta enfrente y les calza el miedo a través de la mirada y de este gesto expansivo de las manos.
Me quedo con el tango, el del Once, el de la ñata contra el vidrio, eterno acompañante de mis pasos perdidos.
.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: