Skip to content

>els traus badats

13/09/2007

>
Te voy a abrir la cámara de los nervios, me ha dicho el dentista. No te dolerá, hay infección. Si te duele, levanta la mano izquierda.
La he levantado al cabo de un buen rato, pero ya no había de que preocuparse, estaba sacando el pus y la escoria.
Luego ha inyectado un antiséptico que ardía y ha taponado el hueco con una de esas pastas que se saborean durante cuatro o cinco días.
A la ayudante, cuando se sentaba, se le veían las braguitas entre el confín del último abotonado de la bata. Tenía su qué, una sonrisa interesante y mis sesenta euros en la mano (derecha).
Nervios, mano izquierda, pus y mal sabor de boca. ¿Quién da más?

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: