Skip to content

>fare come un eremita che rinuncia a sé…

09/09/2007

>
Cuando el presidente del gobierno visita la cueva de los cuarenta ladrones para rendirles pleitesía y nadie dice nada, debe tomarse una decisión en firme, buscar el modo de volar el sistema desde los cimientos hasta la atalaya más alta.
Primero pensarlo. Punto y seguido, ejecutarlo.

Hipotecan países, humillan poblaciones, desalojan barrios, fomentan temores, saquean patrimonios y no hay un sólo banco que no obtenga ganancias. Ya nadie se toma la molestia de disimular nada. Amilanada la masa mediante el uso de los cabestros de clase media, se creen ya los dueños todopoderosos a quiénes no hay fuerza mayor capaz de castigar o derrocar. Pero hasta el roble más alto y duro, el fuego lo vuelve cenizas. Y, cuánto mayor sea el diámetro de su sombra, mayor el número de parásitos aplastados tras su caída.

Volver a la tierra, arrancar la raíz, calcinar la semilla. Con la civilización también perecerá la barbarie.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: