Skip to content

>¡No te cases nunca! ¡Viva la libertad!

09/09/2007

>
Don Fernando, le quiero a usted un poco más a cada rato.
Al anochecer, me puse a ver Mambrú se fue a la guerra y, ya ve, a las diez aún le quería más que las ocho de la tarde. Y ahora, después de echarle un ojo al making of, todavía le tengo un poco más de amor y admiración, que para su persona van parejos.
Qué haría yo sin usted cuando se me caen las alas y me quedo tirado y zumbando en medio de la nada pútrida de esta sociedad enferma. Qué ternura la suya y qué cojones. Y aún me quedan por ver cosas que no he visto y por leer páginas suyas que me reservo para futuras caídas que su buena mano me ayudarán a remontar.
Entereza, generosidad y fidelidad a uno mismo. Eso aprende uno de cuanto usted hace y ha hecho. Y carga siempre contra los mismos enemigos, porque ellos poseen mayor fuerza y poder, careciendo de escrúpulos. Sepa usted que su Emiliano “el rubio” se ha metido en mi como una hostia despierta: cuerpo y sangre en rebeldía, y que me voy con Manolín a tocar la batería al norte, aunque esté lleno de frío, que, sin mujer y con papeles, el mundo se reblandece y resulta más fácil darle un buen bocado a la vida. Gracias, y eso, que le quiero un poco más a cada rato.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: