Skip to content

>adiós. sombra pagana

28/08/2007

>
Sábado, 21

El recto de Rimbaud puede ser una luminosa comprobación de cómo la fontanería femenina es siempre mucho más pulcra, bella y aseada que la masculina. El recto de Rimbaud puede ser el sexo de los ángeles, por cuanto deja pasar a través de sí el rayo de luz de un dedo anular, de una polla, de una lengua de fuego, y no se rompe ni se mancha, ni rompe ni mancha nada ni a nadie. El sexo de Rimbaud es el sexo fragoso de una adolescente muy sexuada, pero su recto, ya digo, podría ser el sexo de los ángeles, una cosa que no se sabe muy bien para qué sirve, que no sirve para nada, pero es bella en sí.
A veces, en el desvarío de la cópula, uno introduce el dedo anular en ese recto, por la propia profanación y por mejora técnica del caso, ya que la presión del dedo dentro del recto estrecha la en sí estrecha vagina de la muchacha, que a su vez presiona el miembro viril del virilizado caballero que antes fornicaba y ahora escribe.
Que antes fornifollaba y ahora llora…

Francisco Umbral, La bestia rosa.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: