Skip to content

>el glamour de la resistencia

05/08/2007

>
La cerveza se ha calentado entre sus manos. Se quita una pieza de ropa y sus hombros iluminan mejor la oscura mesa de madera del bar. Dice que, de niña, soñaba despierta con ser miembro de la resistencia francesa, de esas con boina de medio lado y gabardina larga de piel. Se recogía en la cama y, antes de cerrar los ojos, pensaba: hoy seré de la resistencia francesa. Y lo curioso es que yo me la imagino pensando eso tumbada en el lecho, sobre las sábanas lisas, con la boinita y la gabardina puestas. Deformación profesional.
Esta mañana se iba a tomar el sol a una playa nudista que no quiso terminar de aclarar por dónde caía exactamente. Tiene un problema con las palomas: vuelan.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: