Skip to content

>el grito es lo que más me acuerdo

19/05/2007

>
En este extraño mundo se dan afinidades un tanto inexplicables. A mi, sin ir más lejos, las películas de Daniel Burman siempre me llegaron de un modo íntimo, directo y familiar. Me sorprenden, sí, pero, al mismo tiempo, se adentran directamente en mi esencia, superando toda barrera de superficialidad. Y eso, lo quieran o no, es un misterio cuando el que habla es un judío bonaerense y quién escucha un anónimo catalán de origen católico, pero que se piensa ateo.
Burman escribe los guiones de todas sus películas, de modo que, ya desde el génesis del negro sobre blanco, llega ese mensaje autoral cuya principal sustancia, es, a mi entender, un hondo humanismo: Humor y Humanidad que nunca caen, aquí, en la indulgencia bienpensante y facilona, sino, todo lo contrario, pues, en el marco de tales historias, el ser humano jamás deja de ser una incógnita delimitada e invadida por poderosas zonas de sombra y cierta soledad sin despojo.
Hace unos minutos, he visto su último largometraje, Derecho de familia y he vuelto a experimentar esa rara sensación de contacto. Supongo que la reaparición de parte del elenco de sus films anteriores tiene algo que ver, pero no todo se reduce a semejante coincidencia. Existen planos, frases y silencios que llegan hasta mi como verdaderos guiños personales, como si estuviera disfrutando la obra de un viejo amigo, a sabiendas de que puedo toparme, en cualquier momento, con un mensaje cifrado, con todo un imaginario compartido. Resulta extraño, casi una locura…
Derecho de familia es una bella película. Días atrás, al hablar de Hud, la pieza maestra de Martin Ritt, se me olvidó decir quizás lo más importante: que, al verla, uno siente que esa película sólo la ha podido llevar a cabo una buena persona. Con los films de Burman me ocurre lo mismo y presiento con firmeza que no se trata de una sensación errónea. La verdad, no sé como lo hizo, pero ésta podía haber sido perfectamente una de las conversaciones que mantengo con mi madre. Lo que decía, un misterio.

No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: