Skip to content

>el desenfado

16/05/2007

>
En mayo, las citas se vuelven más frecuentes y todo cobra un ritmo más veloz. A pesar del agobio de muchos –ante todo, el de los estudiantes- empieza a primar el desenfado.
Éste será un día de escritura y el viernes terminarán las clases. Luego quedarán los exámenes y los ejercicios por corregir.
Durante la última sesión, se me ocurrió establecer un hilo conductor entre el flâneur de Baudelaire y el psychokiller contemporáneo: una línea de puntos que enlaza el hombre de la multitud de Poe con el siniestro deambular anónimo del asesino en serie por las calles y autovías norteamericanas. Mientras escribía algo al respecto en la pizarra, oí la risilla de un par de alumnas que, probablemente, encontraban en esas palabras la confirmación de mi locura definitiva. No las culpo, yo hubiese llegado a la misma conclusión.
Y eso, que el viernes terminan las clases. Después pasaré a comer por casa de mi madre y, al atardecer, si las cosas no se tuercen, visitaré el piso de una amiga. Ya decía, el desenfado…

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: