Skip to content

>terrabastall

07/05/2007

>
Éste es un camino turbio que no enseñan ni en las catedrales, como un huevo que se resquebraja y está por abrirse sin que nadie sepa quién lo ha puesto allí, ni de dónde viene. Tal vez sea yo el que respira el agobio dentro de la cáscara que empieza como caparazón y rima con máscara, o puede que se trate de un camino equivocado, enrollado en espiral dentro del mismo huevo, una falsa salida hacia dentro.
Necesito salir, que los pulmones se abran a la grana veraniega, que germinen las cosas a su paso. Una turista rubia, menuda y carnosa, se alisa el diminuto vestido blanco: su manita sonrojada por el sol repasa el filo de infinitas líneas vasarelianas. Me invade un temblor sin postración: puro deseo de entrar a formar parte de la banda sonora de sus glándulas y tiernas cavidades orgánicas. Anularme en su gemido, borrón y cuenta nueva. Salgo a pescar, llevo la caña, pero he olvidado el anzuelo.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: