Skip to content

la verità non è sempre rivoluzionaria

24/05/2006

>
Me atrapó el concierto que dio Franco Battiato en el Teatro Nacional de Bagdad el cuatro de diciembre de mil novecientos noventa y dos, hace ya casi catorce años.
Los músicos de la Orquesta Sinfónica Nacional Iraquí esperan en el escenario su llegada y Battiato, con traje y barbas profusas, mezcla de maestro espiritual y guerrillero afgano, se sienta al estilo del Medio Oriente para ponerse a cantar la primera canción en lengua árabe.
Siento una inmensa tristeza al pensar en todo lo que ha ocurrido desde entonces, en el tremendo bofetón que el tiempo le ha dado a ese gesto de conciliación cultural y me he preguntado, cómo no, que habrá sido de aquellos músicos, de su público, del teatro mismo
Habrá tiempo para hablar de la insondable genialidad de Battiato. Ahora sólo me permito quedar atrapado en la hermosa y, no obstante, involuntariamente elegíaca atmósfera de estás imágenes y sonidos rituales. Y, aunque quisiera, sería incapaz de olvidar las palabras del personaje de aquella demoledora película de Francesco Rosi pues, por desgracia, vuelven a confirmarse: la verità non è sempre rivoluzionaria.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: