Skip to content

hay algo afuera

04/04/2006

Esa adolescente viaja todo el tiempo mirando de cara a la ventana entreabierta, como si esperara ver algo o alguien en la oscuridad, a su paso por los túneles. Tal vez aguarda un mensaje, una sólida voz de mando que le cambie la vida. Sus pies son bonitos, lleva las uñas pintadas: una sibarita lolita de barrio obrero. La observo demasiado, por eso distraigo la vista en la parejita de quinceañeros que se refriegan, besuquean y acarician mucho más cerca. A su lado se ha sentado una joven altiva y perspicaz, de pelo corto y cuello adornado con collares negros, que me recuerda la Ingrid Rubio de hace unos años.
Nadie presta la menor atención a la muchacha que pega su cara a la ventana, parece que la rodee la densa burbuja de la nada, ningún viajero se encuentra a menos de un metro de distancia de ella. Quiero imaginar que retrocede, camina de espaldas y se apea en la siguiente estación, que los jóvenes amantes son vampiros disuasorios y que la morena de peinado ligero es la reina de las sombras. Me hace sentir bien prever el descarrilamiento, las sacudidas eléctricas en mi cavidad craneal, mi encéfalo transformado en chicle para los niños difuntos. ¿Ibas a salir esta noche?

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: