Skip to content

pulp sonoro

06/09/2005

Mata a tus hijos, viola a tu mujer, vende a tus amigos, di “tomad mi piel… Así empieza la primera canción de “La Mafia del baile”, el LP que Loquillo y Trogloditas publicaron en 1985 y que no había escuchado entero hasta esta misma tarde. Algo raro, ya que Loquillo y Los Rebeldes estaban al orden del día en mi discoteca adolescente, hasta el punto que algunos de sus vinilos han sobrevivido a dos mudanzas. Otros temas del disco los tenía bajados de la red o ya venían incluidos en el doble directo que grabaron en Zeleste en diciembre del ochenta y ocho. Vah, el caso es que me ha dado por pensar algo sobre lo que ya había reflexionado muchas veces, pero que hoy he visto claro como nunca: que la verdadera Serie B española de los ochenta se encuentra en la música, en el rock y el pop –y en los tebeos, claro, pero ese es otro cantar del que no pienso hablar, porque hoy me he gastado 23 putos euros en tebeos y me estoy cagando en todo.
En su segundo LP, de puño y letra de Sabino Méndez, Loquillo se convertía en una especie de Robert Neville con tupé que andaba pegándole tiros a los zombies atómicos de Rocker City. En ese mismo disco también tomaba los aires de un licántropo (Me convertí en un Hombre Lobo), algo que estaba a punto de ocurrirle a su amigo Carlos Segarra en el primer LP de Los Rebeldes, cuyo tema El rock del Hombre Lobo venía acompañado de un cómic en el que aparecían los miembros del grupo. Aunque, para cómic el que acompañaba el LP “Es la Guerra” de la Orquesta Mondragón (1985), formación muy dada al guiño de género (ahí quedan, entre mil y una más, Garras humanas, Doctor Doc, La Bella y la Bestia o Champú rojo).
En el ochenta y ocho. Ilegales contaban, entre sus muchas paranoias, la historia de El fantasma de la autopista. Y un año más tarde –aunque siempre anduvieron zambulléndose en horrores imaginativos- Alaska Y Dinarama se descolgaban con Vampirela y Mi novio es un Zombie. Y sólo menciono cuatro cosillas que tengo a mano, olvidando a los Burning, los Siniestro, Barón Rojo, Rigor Mortis y otros monstruos de la época. Quizá sea divertido grabar una recopilación para la Noche de Difuntos y tararearlas junto a una muerta de labios temblorosos.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: