Skip to content

>pirata de nieve

11/02/2005

>

Te persigo con un gramo
y me dices
que tu culo
es como mantequilla,
que se unta
con cuatro palabras
soeces,
y se deja herir de carne
con la rabia
infinita
del que penetra moquetas,
fieltros,
adoquines.

Me vacío
entre tus nalgas salivadas
como en un flan con nata,
con mucha nata,
merengue sin hueso.
Me vacío
y Tú te llenas
de rencores,
resquemores,
malas babas.

Y el gramo se expande,
alinea carreteras de hilo fino
sobre el espejo
en que te miras
y pronto
te oyes vomitar,
reverberando en la taza,
y me llenas hasta las encías
del potaje que has cocido,
al calor de tu amniosis
gástrica y boba.

No hay nada que me guste más
que alimentarme de los hijos
invertidos por tu vientre,
boca arriba,
entre salmos,
con las narices escanciadas
y el reverso de tu mano
obturándome,
retardando el chorro
sin calcio
que abordara tu esqueleto
el día de mañana.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: